Policía Nacional y Guardia Civil se rebelan contra la injustica salarial

 “A igual trabajo, igual salario”. Así se resume la reivindicación salarial por la que luchan policías nacionales y guardias civiles para alcanzar la equiparación con las policías autonómicas.

Los sindicatos policiales, han realizado a lo largo de los últimos años, numerosos actos de protesta contra las desigualdades salariales que sufre un policía nacional o un guardia civil en comparación con las policías autonómicas, con multitudinarias manifestaciones en 2002, 2008, 2009 y 2012.

Un policía nacional gallego, por ejemplo, tarda, a día de hoy, una media de 10 años en obtener destino dentro de una comisaría gallega, siempre y cuando no haya perdido baremo en otro traslado mediante Concurso General de Méritos. Durante ese tiempo, está expuesto a la carestía de vida de ciudades como Barcelona, Madrid o Valencia, con un salario que no sobrepasa los 1.500 euros al mes y que le obliga a estar alejado de sus seres queridos, compartiendo obligatoriamente piso con otros compañeros y malviviendo en ciudades en las que, normalmente no tiene arraigo. Ello, no es impedimento para que con una auténtica vocación de servicio público, dé lo mejor de sí para servir al ciudadano y cumplir con sus obligaciones, sin cobrar por asistencia a juicio, por noches o días señalados y con horas extraordinarias, pocas y mal pagadas.

Los ciudadanos, demuestran constantemente su admiración y respeto hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, siendo Policía Nacional y Guardia Civil, de las Instituciones más valoradas por los españoles, según los datos del CIS.

El buen hacer con el que desarrollan su trabajo a diario contribuye a mantener la seguridad ciudadana en nuestro país, en situaciones muy adversas y que representan gran riesgo para su seguridad, tanto jurídica como física, tal como se ha demostrado recientemente en Cataluña.

Se trata de empleados públicos al servicio de los ciudadanos que tienen un prestigio ciudadano ampliamente reconocido, el cual, debería llevar aparejado un reconocimiento profesional, traducido en una justa equiparación salarial con los Cuerpos de Seguridad autonómicos, que perciben una media de entre 600 y 900 euros más al mes que un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En estos momentos, la Unidad de Acción, formada por las cinco organizaciones sindicales representativas en el Consejo de la Policía, tiene abierta una mesa de negociación con el ministro del Interior. De no alcanzar acuerdo, el conflicto está servido.

Paralelamente, la asociación JUSAPOL, recientemente creada con este fin, está movilizando también al colectivo en todas las plantillas de España y el pasado día 6 de octubre convocó una gran manifestación en las calles Madrid.

Roberto Gonzalez.

 

Imagen de archivo del diario Expansión en la que se hacían eco de la manifestación promovida por el SUP el 14 de marzo del año 2009 exigiendo la EQUIPARACIÓN SALARIAL al ministerio de Rubalcaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *