El Consejo de la Policía.

El pasado miércoles, tuve la ocasión de acudir, por primera vez, a una reunión del Consejo de Policía, máximo órgano de representación de los Policías y del que soy vocal suplente, gracias al apoyo, que miles de compañeros depositaron en el SUP, con motivo de las últimas elecciones celebradas en junio de 2015. Mi Sindicato, cuenta con 7 de los 16 representantes, 4 CEP, 2 UFP, 2 SPP y 1 ASP.

He escuchado en reiteradas ocasiones, y hasta yo lo creía, que el Consejo de Policía, al no ser vinculante, no sirve para nada. Ahora que he estado allí, puedo dar mi opinión personal.

En primer lugar, me ha llamado la atención, el alto grado de implicación de los vocales del SUP -desconozco el trabajo del resto-, en la defensa de los derechos del colectivo y particularmente de los afiliados a esta organización. Destacar el ritmo de trabajo, que llevan los miembros de la Comisión Ejecutiva Nacional del Sindicato. A veces, son objeto de críticas injustas, porque la mayor parte de los Policías desconocemos el trabajo que hacen y también, porque aislados comportamientos individuales enturbian esta grata labor. Para comprobar su esfuerzo y dedicación, antes de hacer valoraciones sin toda la información, invito a cualquier afiliado a que pase una jornada de trabajo en la sede sindical de Carabanchel.

Efectivamente, el Consejo de Policía, no es vinculante. Los 16 representantes de la Administración, pueden sacar adelante cualquier propuesta que la normativa exija pasar ese trámite, pero hemos de reconocer, que, con todos los sindicatos en contra, es más difícil que la DGP imponga cualquier resolución. La unión hace la fuerza y la Junta de Gobierno lo sabe. Lo sabe también Florentino Villabona. Y a los hechos me remito. Hace exactamente un mes, el DAO, quiso hacer una ronda de contactos, por separado, con cada uno de los cinco máximos responsables de los Sindicatos representativos. Vio que su postura era contraria a lo que pretendía poner en marcha durante los meses de verano, una modificación ilegal de la jornada laboral y, sabiamente, no buscó la confrontación y retiró la medida. Si todos, estuviésemos en la misma línea en otras cuestiones de relevancia para el colectivo, tales como la Jornada Laboral o la Ley de Personal, “otro gallo cantaría”.

En el Consejo de Policía, se defienden, entre otros, los expedientes disciplinarios por falta muy grave y también los de pase a la situación de segunda actividad o jubilación, cuando existe discrepancia entre la pretensión del funcionario y la de la Administración. Las alegaciones de los vocales, sobre todo cuando hay unanimidad, derivan en una reducción o archivo de las actuaciones en el caso de los expedientes disciplinarios.

He visto como mis compañeros “defienden con uñas y dientes” expedientes disciplinarios injustos, como argumentan jurídicamente la retirada de una reglamentación que causa beneficios a personas externas y genera dudas a los Policías o como le sacan los colores a la DGP ante actuaciones arbitrarias y discrecionales.

El Consejo de Policía, no es vinculante, pero es una de las herramientas que tenemos los Policías para exponer los problemas de los miembros del colectivo y para luchar por un Cuerpo moderno, con mejores medios y más derechos. Debemos explotarlo. Los resultados, serán buenos, si existe unión, si todos remamos en el mismo sentido, si todos perseguimos el mismo fin, que no es otro que una Policía mejor.

Roberto Gonzalez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *