CHALECOS ANTIBALAS: TRABAJO SINDICAL PARA PROTEGER A LOS COMPAÑEROS

La asignación individual de chalecos antibalas es un logro sindical que el SUP ha liderado siempre y que tuvo su momento culminante en diciembre de 2011, cuando logramos que la DGP aprobara un cambio histórico: dejar de considerar este elemento de protección como una herramienta de uso colectivo (se compartía y no había para todos) para pasar a ser de dotación individual.

Cuando se nos dio la razón en 2011 y se aprobó esa Circular de la DGP, en todo el Cuerpo había sólo 5.392 chalecos antibalas de uso interno. El Gobierno de aquel momento, en el último minuto de la Legislatura, aprobó ese cambio y asignó dinero para comprar unos pocos más individuales (1.136 unidades).

Por eso, el reto del SUP se centró desde ese momento en conseguir chalecos para todos los policías. Empezando por los que más riesgo corren, por los compañeros de las Unidades de seguridad ciudadana. Los más expuestos. Nuestro objetivo final siempre ha sido el mismo: un policía, un chaleco.

Una vez conseguido el cambio histórico de 2011, y tras lo acontecido en Vigo y gracias al trabajo del SUP en el Consejo de Policía, en los Comités de Seguridad y Salud Laboral, en la Comisión de Seguridad y Salud Laboral Policial, gracias a la denuncia pública y la presión parlamentaria y sindical se fueron sucediendo compras de 35.507 chalecos de uso interno para su distribución individual en las plantillas:

o 2012-2015: 19.991 chalecos antibalas de uso interno o 2016: 10.156 chalecos antibalas de uso interno

o 2017: 4.500 chalecos antibalas de uso interno

o 2019: 860 chalecos antibalas de uso interno

Esas compras también se han extendido al ámbito chalecos antibalas externos, con el siguiente detalle en los últimos años (5.825 unidades):

o 2019: 3.000 unidades o 2017: 1.000 unidades o 2016: 1.100 unidades o 2015: 325 unidades

¿Significa esto que en el SUP creemos que ha terminado el trabajo sindical? NO. Queda mucho por hacer con el segundo objetivo histórico: que cada compañero tenga su propio chaleco antibalas, sin importar su Unidad de destino y contando con los adaptados para mujeres.

 El trabajo del SUP ha ido más allá. Porque tener chalecos antibalas para todos los policías es vital pero disponer de normativa que proteja ese derecho es también muy importante.

o Oficio de la DAO, de 23.12.2014, sobre obligatoriedad del uso del chaleco antibalas. Se consolida el derecho a la dotación individual del chaleco, se prima a las Unidades que corren más riesgo y siempre en el ámbito de seguridad ciudadana para, con posterioridad, extenderlos al resto de áreas funcionales de trabajo. Se obliga a que las plantillas tengan un almacén de chalecos de uso externo hasta que haya suficientes de dotación individual.

o Oficio de la DAO, de 17.10.2018, sobre obligatoriedad del uso del chaleco antibalas. Se insiste y confirma todo lo recogido en el de 2014, pero se añade que conforme se vayan liberando los chalecos de uso colectivo de seguridad ciudadana por disponer de los de uso individual, se reasignen a otras Unidades que carezcan de ellos.

En el SUP hemos mantenido una actividad sostenida en el tiempo para que esta reivindicación no caiga en el olvido y nuestro Comité ha sido especialmente reivindicativo participando en:

o Consejo de Policía, con preguntas y reclamaciones.

o Riesgos Laborales, con peticiones, escritos y propuestas.

o Denuncia ante la Fiscalía de Vigo por posible negligencia en reparto de chalecos tras el fallecimiento de Vanessa Lage.

o Visita a la fábrica FEDUR destapando el engaño de los chalecos femeninos adaptados.

o Notas de Prensa, denunciando públicamente las carencias en seguridad

o Denuncia en Juzgado de lo Social (Audiencia Nacional): 01.03.2016

o Iniciativas parlamentarias: propuesta no de ley

EN DEFINITIVA:

De la mano del SUP llegó el cambio histórico, en 2011, para que los chalecos

dejaran de ser elementos de uso colectivo y pasasen a ser de dotación individual

Gracias al SUP y a nuestra acción sindical desplegada en el Consejo de Policía, Comisión de Seguridad y Salud Laboral Policial, Notas de Prensa, denuncias judiciales e iniciativas parlamentarias es como hemos ido empujando a la Administración a comprar 35.507 chalecos de asignación individual

Gracias al SUP se ha aprobado normativa que garantizase el derecho de los compañeros a esta herramienta vital que protege y salva vidas

El objetivo en el que ahora nos volcamos: aumentar las compras hasta alcanzar el “un policía, un chaleco” y consolidar este avance dotándole del carácter de Equipamiento de Protección Individual (EPI).

       

Facebooktwittermailby feather

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *